EL PROFE LOPEZ

Just another WordPress.com weblog

ARTE RUPESTRE DE LAURICOCHA (PERÚ) mayo 13, 2009

Filed under: ARTE RUPESTRE DEL PERÚ Y DEL MUNDO — elprofelopez @ 8:02 am
Tags:

LAURICOCHA 2

                                                      LAURICOCHA
Augusto Cardich, investigador de la paleohistoria sudamericana, nacido en La Unión (Huánuco) en 1923, realizó estudios en las regiones altas de Huánuco en las décadas de los 60’s y 70’s y encontró no solo importantes restos líticos sino también esqueletos humanos de niños y adultos con mas de 7,000 años de antigüedad. Estos descubrimientos hicieron posible establecer una secuencia cultural para las primeras ocupaciones altoandinas. Las cuevas de Lauricocha, se ubican sobre un antiguo valle glaciar, entre los 3,900 y 4,200 m.s.n.m., y al parecer albergaron a un importante grupo de cazadores y recolectores que por miles de años utilizaron las cuevas como refugio natural.
La secuencia cultural, realizada a partir de los restos encontrados, posibilitó la periodificación de tres fases. La primera fase Lauricocha I (10,000 – 8,000 a.C.) se caracterizó por el predominio de puntas foliáceas (forma hoja de árbol) y cuchillos bifaciales, la segunda fase, Lauricocha II (8,000 – 5,000 a.C.) por la presencia de puntas “hojas de sauce” y otras de forma triangular y base recta y la tercera fase, denominada Lauricocha III (5,000 – 4,000 a.C.) se caracterizó por la utilización de utensilios pequeños (puntas) y herramientas de hueso, aunque hay menos evidencia pues se encontró poca cantidad de artefactos líticos. La dieta del hombre de Lauricocha, a partir del estudio de los huesos animales encontrados en los diferentes estratos de las cuevas, se basó en el consumo de cérvidos, principalmente tarucas para las primeras fases y camélidos en menor proporción para la última fase. Esta diferencia en la alimentación hace pensar que hubo cambios culturales entre los grupos humanos lauricochienses que permitieron el perfeccionamiento en las estrategias de caza llegando inclusive en sus época más tardía, a la domesticación de animales.

En las cuevas de Lauricocha, Cardich encontró once contextos funerarios, 4 adultos y 7 niños y los clasificó como dolicocéfalos (cráneo alargado, cara ancha, de 1,62 m. de estatura). De ellos los mas antiguos están fechados entre los 7,000 y 6,000 a.C.. Se cree que la diferencia en los patrones de enterramiento entre niños y adultos fue intencionada y corresponde a un rito especial para el cual se utilizaron ofrendas de distinto tipo. Junto a los entierros de niños fueron encontrados objetos de sílex, puntas líticas, cristales de óxido de fierro, fragmentos de hueso calcinado ocre rojo, turquesas y valvas de concha.
FUENTES:

http://www.educared.edu.pe/estudiantes/historia1/p_litico_3_a.htm

http://www.elprofelopez.wordpress.com

 

ARTE RUPESTRE DE TOQUEPALA (PERÚ) mayo 9, 2009

Filed under: ARTE RUPESTRE DEL PERÚ Y DEL MUNDO — elprofelopez @ 12:08 pm
Tags:

 toquepala

CUEVA  DE TOQUEPALA

En 1963 los diarios de Lima y algunos del interior del país daban cuenta del descubrimiento de una “cueva con pinturas rupestres” en el asiento minero de Toquepala, provincia y departamento de Tacna, cuya antigüedad se fechaba en 10 mil años.

La cueva aludida, conocida originalmente como Cueva del Diablo, había sido visitada por lo menos desde 1950. Sin embargo, sólo en 1963 Emilio Gonzáles García la descubrió científicamente.

El Museo Nacional de Antropología y Arqueología de Lima, con el apoyo de la Southern Perú Copper Corporation, realizó investigaciones arqueológicas entre 1963 y 1967.

La caverna y abrigo deben haber sido ocupados durante períodos de estación y al parecer nunca por un gran número de personas. Quizás por un grupo que se desplazaba continuamente o que reincidía en sus visitas.

La cueva tiene 10 metros de profundidad, 5 metros de ancho y 3 metros de altura.

En sus paredes se han encontrado pinturas rupestres, con diversas escenas de cacería, en las que se representan a cazadores acorralando y matando a un grupo de guanacos (camélidos sudamericanos silvestres).

Se denomina “chaco” a la típica táctica de cacería en los Andes. Los comuneros forman cercos humanos, acorralan a las bestias y luego las matan o capturan. Esto es claramente representado en la cueva de Toquepala.

Para realizar estas pinturas se han usado colores como el rojo, el amarillo, el verde y el negro. De acuerdo con el investigador Jorge Muelle, estas escenas habrían sido realizadas con el fin mágico de propiciar una buena cacería.

Se calcula su antigüedad en siete mil 600 años A.C. (antes de nuestra era) de acuerdo con los fechados radioactivos realizados por expertos en la materia.

UBICACION
Están ubicadas en las cercanías del Asiento Minero de Toquepala, a la altura del km 103 del ferrocarril de Ilo a Moquegua en los meridianos 7°38′ y 71°00′ de longitud oeste y los 17°30′ de latitud sur.

Zona enclavada en la Cordillera Occidental de los Andes a una altitud de 2,700 m.s.n.m. Dista 154 km en línea recta a la ciudad de Tacna.

DESCRIPCION
Las cuevas de Toquepala son producto de la erosión en una formación de roca arenisca.

La cueva ” Abrigo ” o ” Reposo ” de cimarrona no es mas que un forado profundo en la roca, de mas de 10m de largo, 5m de ancho, por 3m de alto.

Las paredes de la cueva sun comunes : roca viva, pero con una decoración excepcional para los ojos del observador, porque su interior está decorado con pinturas rupestres.

En estos refugios, durante las estaciones frías y cuando el hombre disponía de comida por un tiempo, debió pintar escenas que muestran su preocupación fundamental en la alimentación a través de la recolección.

Estos hombres primitivos tiraron sus desperdicios de comida en la misma cueva, los que con el tiempo formaron estratos.

Las pinturas rupestres de Toquepala presentan, como los demás descubrimientos de otras partes del mundo, un alto sentido animista, para propiciar la caza y los alimentos. Estas pinturas no solo fueron hechas por distracción ni por necesidad de expresar belleza, sino fundamentalmente, ( según los arqueólogos ), porque traía ” buena suerte ” pintarlas.

Hay representaciones de animales ( camélidos ) heridos, escenas rituales de la caza del huanaco; las principales escenas están hechas de agua y con pincel fino, y figuras aisladas hechas con los dedos y con pigmento de vehículo graso.

Los habitantes primitivos pensaban que tales imágenes se constituían en espíritus de animales reales, por lo cual, antes de realizar las faenas de caza, ensayaban lanzando vigorosamente sus proyectiles y lanzas sobre aquellas figuras. Esta rito, significaba para ellos, augurio de buena cacería y abundante alimento recolectado;” era como un pronóstico y un acto de magia”.

FUENTES:

http://www.pachainka.com/sur/tacna_atrac5.htm

http://www.elprofelopez.wordpress.com

 

LAS CUEVAS DE LASCAUX (FRANCIA) mayo 7, 2009

Filed under: ARTE RUPESTRE DEL PERÚ Y DEL MUNDO — elprofelopez @ 3:20 pm
Tags:

 

LAS CUEVAS DE LASCAUX    (FRANCIA)

La cueva fue descubierta el 12 de septiembre de 1940 por cuatro adolescentes. El acceso público se facilitó tras la Segunda Guerra Mundial. Hacia 1955, el dióxido de carbono producido por los 1.200 visitantes que la cueva recibía al día dañó la misma visiblemente. La cueva fue cerrada al público en 1963, para así preservar el arte. Después del cierre, las pinturas fueron restauradas a su estado original y actualmente se está realizando un seguimiento diario.

Las famosas pinturas rupestres de Lascaux, Francia, descubiertas en 1940, se distinguen por presentar una impresionante fauna conformada por caballos, renos y toros de magnífica configuración. Siempre las formas en movimiento y en balanceada composición, se muestran imponentes y majestuosas dentro de la realización artística, según podemos apreciar en la reproducción superior.

El color de las pinturas de Lascaux, difiere de Altamira, en cuanto presenta armonías de azules y rosados muy variados y enriquecidos por sombras de sienas de vistosas  gamas, en razón, a la naturaleza mineral de su pigmento fino y de rico cromatismo.

Las cuevas de Lascaux, han enriquecido notablemente los descubrimientos de la pintura prehistórica, permitiéndonos ver en el hombre antiguo a un tipo refinado y sensible a pesar de su mundo cavernario en que vivió. Un especial sentido descriptivo de la realidad  anima la pintura  rupestre de Lascaux, con lo cual nos afirma  el hombre su estado de superioridad y dominio de la naturaleza, y al mismo tiempo, nos expresa su responsabilidad, aprecio, y amor por el mundo que habitó  el cual reverencia y perpetúa  por medio del arte.

El artista de Lascaux es impresionista en su representación. Goza de la figura abierta y sugerida, antes  que de la forma fuerte y concisa. Muestra alto dominio de la configuración realista, según  es  posible apreciar en determinadas poses y escorzos de las formas animales. La caracterización de sexo y género, es otro factor de admirable realización en este arte extraordinario.

La orientación de las figuras animales dentro de la composición, indican un sentido innato del ordenamiento estético por parte del artista

LASCAUX 1

Lascaux, Descubrimiento y cierre

La caverna de Lascaux fue descubierta casualmente por cuatro adolescentes el 12 de Septiembre de 1940. Sus nombres eran Marcel Ravidat, Jacques Marsal, Georges Agnel y Simon Coencas.

Los jóvenes se encontraban en un bosque cerca de Montignac, en Dordoña. De pronto su perro se escapó y se ocultó tras una piedra. Uno de ellos lo fue a buscar y al hacerlo notó la existencia de la caverna detrás, entró en ella, precisamente a lo que conocemos como Divertículo Axial y al descender, vio las maravillosas pinturas de sus paredes.

Al darse cuenta de la importancia del descubrimiento, se apresuraron a llamar a uno de sus profesores, el que astutamente advirtió de esto al Abate Breuil.

Gracias a que estuvo cerrada hasta el día de su descubrimiento, las pinturas de su interior se encontraban intactas, tal como habían sido dejadas miles de años atrás.

Luego de la II Guerra mundial, se comenzó a trabajar en la cueva para permitir el paso de los visitantes, visitas que llegaron a alcanzar la cifra de 1200 diarias.

En 1955, se percataron de que la cueva estaba deteriorándose. La causa de ello fue el exceso de gas carbónico producto de la respiración de la gran cantidad de visitantes que diariamente ingresaban en ella, cuya evaporación dañaba las pinturas de las paredes de la caverna. Por eso, el Ministerio de Asuntos Culturales, en ese momento dirigido por André Malraux, decretó el cierre de la cueva el 20 de abril de 1963.

Debido al cierre, las obras parietales de la cueva recobraron su belleza original, ya que la eliminación de las visitas le devolvió las condiciones climáticas bajo las cuales se había mantenido hasta su descubrimiento.

Además se le agregó un sistema de cuidado y preservación, que monitorea la cueva permanentemente para garantizar la mantención de las condiciones óptimas de preservación de las obras.

A pesar de ello, en el 2001, sobre el suelo y zonas deprimidas de la cueva, se comenzó a observar el desarrollo de colonias de microorganismos, hongos y bacterias. Debido a ello, se aplicaron tratamientos con fuguicidas y antibióticos, además del esparcimiento de cal viva sobre el suelo. La situación se encuentra ahora controlada.

En marzo de 1980, la Administración Departamental de Turismo de Dordoña se encargó de la reproducción de las dos salas más representativas e importantes de Lascaux: El Divertículo Axial y La Sala de los Toros.

Desde 1983, Lascaux II tiene sus puertas abiertas al público.

Lascaux, Situación Geográfica e Histórica del Arte Parietal

El período Paleolítico se divide en tres fases principales la primera se llama paleolítico Antiguo; en este período a partir del 500.000 a.C. se reconocen los primeros utensilios: simples guijarros partidos primeramente, luego la talla bifacial y lascas, después de este período sigue el paleolítico Medio cerca del 100.000 a. C. donde se continúa con la industria de la lasca y se comienza el trabajo en hueso y las primeras sepulturas para llegar finalmente el paleolítico Superior alrededor del 35.00 a.C. donde aparece al “homo sapiens” quien se encargaría de continuar con la evolución cultural, en este período se crea el arte, este no nació de la noche a la mañana se trato de un proceso largo donde el hombre tuvo que interactuar con su cuerpo, sus manos, y lo que encontraba a su alrededor rasguñando la pared, jugando con la arcilla pintándose las mano y plasmándolas para luego reconocerlas y comenzar la experimentación hasta llegar a la pintura; como este período es tan rico en diversidad cultural que da pie a una subdivisión para identificar el desarrollo de cada cultura que son: chatelperroniense, auriñaciense, gravitiense, solutrense y magdaleniense.

El desarrollo del arte también lo encontramos en dos divisiones, el arte Mobiliar, aquel que era independiente y como tal podía ser trasladado de lugar y el arte Parietal o Rupestre, que es el que nos importa principalmente, que abarca las manifestaciones de pintura, grabado o relieves que tienen como soporte las paredes rocosas de cuevas. Este arte tiene una extensión geográfica que comprende el área sudoeste de Francia, la cordillera pirenaica y montes cantábricos, esta zona recibe el nombre de Franco- cantábrico.

El por qué de la aparición de este arte todavía no tiene una respuesta definida pues no hay vestigios de porque nació simplemente de que está presente, se cree que pueden ser manifestaciones mágico-religiosas, rituales que propiciaran una buena caza, hay diversas teorías frente a esto pero

ninguna da la respuesta definitiva.

 

El primer descubrimiento de estas cavernas no se reconoció como arte del paleolítico, sino hasta muy después cuando ya se habían descubierto más, que le dieron mayor credibilidad. Estas cavernas luego del cambio de clima quedaron sepultadas o tapadas manteniendo casi perfecto el contenido artístico al interior de ellas, muchas de estas cavernas no eran utilizadas como habitaciones sino como santuarios, y si lo fueron eran solamente utilizadas como refugios en las entradas cerca de la luz donde no encontramos pinturas, pues esta se encuentran en los lugares más recónditos de las cavernas, acentuando aún más la idea de que fueran santuarios.

En el valle de Vézere en la zona de la Dordoña a unos 24 km de Les Eyzies esta una de las cuevas más importantes de la cultura auriñaciense es la caverna de Lascaux sin dejar de encontrar en ella otro estilo de pintura pero no tan desarrollado como el que se encuentra en Altamira, que sería el punto más álgido de la pintura magdaleniense. “El grueso de las pinturas de Lascaux parece pertenecer a la última época del auriñaciense aunque algunas son probablemente más antiguas…por otra parte hay unas cuantas pinturas en lo que podríamos denominar un estilo “proto-magdaleniense”, es decir, pinturas que indican la técnica de los últimos frescos magdalenienses “clásicos”, aunque no idénticos en representaciones”, esto nos indica que tal vez estas cavernas eran utilizadas como santuarios donde distintas generaciones plasmaron en sus paredes ritos y experiencias de vida.

En Lascaux se reconoce la típica “perspectiva retorcida” del período auriñaciense donde el animal esta de perfil y se ven sus dos orejas y cuernos representados de frente o de tres cuartos, sin importar que esto no sucede en la realidad, también el arte auriñaciense es más estático y reposado que el magdaleniense, el arte parietal es un arte naturalista pues el animal es identificable, pero no es realista pues nos encontramos en Lascaux con un ser desconocido que ha sido denominado como un unicornio con cuerpo de felino, no sólo en Lascaux se encuentran estas representaciones, no son abundantes pero están presentes, esto hace pensar a los investigadores que tal vez sean una especie de espíritu de la caverna o también seres encargados de las ceremonias.

En Lascaux como en otras cavernas se desarrolla distintos temas como las representaciones de animales naturalistas; también tenemos las representaciones antropomorfas que se desconoce su real significado, tal vez podrían haber sido especies de hechizaron encargados de los rituales y finalmente representaciones de objetos inanimados, que se derivan en signos que tienen formas de peines también puntos, combinaciones de líneas, que según Leroi-Gourhan serían especie de signos sexuales tanto femeninos como masculinos que apuntarían al tema de la fertilidad y a la complementación de la vida.

Los colores utilizados en Lascaux son negro, castaño, ocre, amarillo, rojo, carmesí, que eran utilizados como crayones o también como pinturas que preparaban moliendo el pigmento mezclándolo con aglutinantes como huevo, médula y grasa para así adherirlas a las paredes, pintaban con los dedos, pinceles fabricados con crin de caballo o pelos de ellos mismos, también utilizaban una técnica llamada “soufflé” que consistía en soplar a través de un palo o hueso hueco la pintura y rellenar así sus dibujos, en la pintura de cavernas no se encuentran los colores azul y verde, no se sabe si no eran utilizados o no permanecieron en el tiempo. No sólo con pintura nos encontramos en las cavernas también se desarrollan los grabados, en algunas representaciones se encuentran conjugados estas dos técnicas demostrando la capacidad artística de los hombres de aquella época, pues con un solo trazo completaban el contorno de un animal.

Lascaux es una caverna donde su arte no esta cerca de la luz solar, es más, se desarrolla en los lugares donde es más dificultosa la labor artística, el techo de la cueva está muy alejado del suelo, cosa que plantea dudas de cómo se realizaron ¿Construyeron algunas especies de escaleras para pintar? ¿Utilizaron herramientas como pértigas que les permitieran llegar y así poder producir con tanta majestuosidad sus pinturas?, y para solucionar el problema de la luz ¿Fabricaron algún tipo de lámparas que les iluminaran?, esto ha sido casi comprobado pues han encontrado vestigios de elementos orgánicos inflamables en los lugares donde pintaban que confirman esta hipótesis.

El arte Parietal como tal desaparece ya con la última etapa del período Magdaleniense, junto con esto también se termina el período Paleolítico dando paso a un nuevo período llamado Mesolítico donde hay muy pocas pinturas pero ya no en cuevas sino en los abrigos rocosos que por las inclemencias del tiempo no se conservan en tan buenas condiciones como si lo hicieron las cavernas que con los distintos cambios climáticos fueron quedando sepultadas y dentro de ellas mismas sedimentos que recubrieron y protegieron lo que allí estaba plasmado, permitiendo así que por casualidad en los tiempos que le precedieron fueran de nuevo encontradas y apreciadas en todo su esplendor.

 LASCAUX 2

Lascaux, Características generales


La cueva de Lascaux, uno de los más asombrosos testimonios del Paleolítico, es una obra de arte de tal magnitud, que en un principio se creyó que era un fraude, sin embargo hoy en día sabemos que ésta constituye una de las máximas expresiones que se tiene del arte rupestre.

La caverna está provista de magnificas pinturas prehistóricas que datan alrededor del año 15000 a 9000 a.C. y que al momento de su descubrimiento en 1940 se encontraban en perfecto estado de conservación, además se piensa que sus autores fueron miembros de la sociedad Magdaleniense, la misma que según se cree inventó el farol de grasa y la aguja de coser.

En el interior de Lascaux, en los veinte primeros metros, un importante declive permite el acceso a un amplio espacio denominado Sala de los Toros, que es la primera sala que encontramos al entrar en la caverna, después de ella está el Divertículo Axial, hacia la
derecha se abre una segunda galería más baja, el Pasaje, que comunica el Divertículo de los Felinos y la Nave con el Ábside, junto a ella en un lugar más apartado encontramos El Pozo, en la misma dirección hay unas salas enarenadas, que no poseen vestigios de origen humano. Estos espacios de la cueva están decorados con unos 1500 grabados y unas 600 pinturas en tonos amarillos, marrones, rojos y negros.

Las pinturas son de temática animalística uros, bisontes, caballos, ciervos e íbices. Aparecen también signos de carácter geométrico y de significado incierto. En la sala de los Toros aparecen pintadas figuras relativamente pequeñas de ciervos y caballos, al lado de enormes toros de unos 5 mts. de longitud. El gran tamaño de las pinturas nos hace pensar que debieron emplearse escaleras y andamios para realizarlas, y en efecto en el interior de la cueva se han encontrado los encajes para los travesaños del andamiaje. Además de esto, tiene gran importancia dentro de la caverna la representación aislada de una figura humana relacionada con un toro al que parece haber herido, esta es la famosísima escena del Pozo, esta es la pintura más dramática que encontramos, de una gran belleza estética.

Entre otros grupos conocidos, de figuras de animales, aparecen unos ciervos en fila india saliendo de un río imaginario, de los cuales sólo se pueden diferenciar el cuello, la cabeza y las astas los ciervos “nadando”.

La pintura revela las técnicas que fueron empleadas, las cuales no difieren de las técnicas actuales como por ejemplo el degradado cromático, la coloración parcial de las patas, vientre y hocicos, y por sobre todo indican un profundo conocimiento del funcionamiento del cerebro de inmovilidad a inmovilidad, es decir, descomponían el movimiento en imágenes sucesivas, además de esto empleaban la perspectiva y algunas figuras eran deformadas para que pudieran ser vistas de todos los ángulos, tal como de hecho se manifiestan.

 Al fondo del Ábside, el camino de la caverna da a lugar a un piso inferior llamado el Pozo, al que hay que descender por medio de una escalera de cuerda. Una pendiente de algunos metros nos lleva a una de las más notables creaciones artísticas de Lascaux y sin duda del paleolítico, esta es la Escena del Pozo, una de las figuras más enigmáticas, cuyo mayor valor radica en su increíble potencial narrativo; como una especie de comic prehistórico. Esto se hace notar en la expresión de los movimientos de los personajes que protagonizan esta maravillosa obra del arte prehistórico, además otra clara evidencia del carácter narrativo de la escena está en el reparto de las figuras y los temas principales escogidos tales como el hombre, el bisonte, y el rinoceronte.

Esta representación antropomorfa ilustra el enfrentamiento supuesto entre un hombre con cabeza de pájaro, como si llevara puesta una máscara, y un bisonte herido de muerte por un venablo y que se pisa las entrañas, mientras un rinoceronte que al parecer hirió al hombre se fuga hacía la izquierda, entre ellos hay un pájaro sujeto a una estaca. Existen varios elementos secundarios, tales como un signo en forma de gancho a los pies de la figura humana que posiblemente representa el arma con que ésta ha herido al bisonte destripado, quien parece estar a punto de cornear a su
adversario, por la posición baja de su cabeza y porque da la impresión de estar azotando el aire con el rabo, lo que traducimos como una muestra clara de la agresividad del animal.


Es indiscutible que en escenas como esta se ha querido representar una especie de conjuro chamanístico. Durante el encantamiento, el hechicero entra en trance y en ese estado vive la muerte del animal. El pájaro sujeto al palo podría significar la corporización del cambio espiritual del hechicero en estado de trance. Horst Kirchner ha observado que este conjunto chamanístico está todavía en vigor entre algunos pueblos siberianos y que todavía en nuestros días cae el hechicero en trance durante el acto ritual, antes de la cacería. Y también entre estos primitivos modernos es un pájaro el símbolo del conjuro.

Lascaux, El Unicornio y los ciervos nadando


unicornio-rotonda_Lascaux-Pal_Sup“ El Licornio o Unicornio”

Esta figura extraña e imposible de asociar a algún tipo de animal realista, pintada en el extremo superior izquierdo de la sala de los toros, a sido estudiada por muchos universitarios en cuestiones de astronomía, entre ellos, de la Universidad de Montpellier, Gérard Jaswniewicz, que aseguran que existe un zodíaco estelar en éstas representaciones. Es decir, que en la cueva se ha simbolizado parte de la bóveda celeste. Dichos estudiosos han llegado a la conclusión de que las estrellas de la constelación de capricornio constituyen un dibujo lineal sobre el que está pintado este “Unicornio”, esto podría estar indicando un carácter mágico de la figura.

“Los ciervos nadando”detalle-de-una-pintura-rupestre-de-la-cueva-de-lascaux-300x206


En un corredor lateral, dentro del espacio de la caverna conocido como Nave, se encuentra este friso de cinco ciervos que están aproximándose a una orilla, de los que solo emergen el cuello, la cabeza y las astas, el primero supuestamente a salido ya del río imaginario. También aparecen otros numerosos caracteres de una escritura que tal vez nunca llegue a descifrarse. La escena, de gran intensidad vital, amplio sentido del movimiento y poder de captación de lo espontáneo, se cuenta entre las más deliciosas pinturas de esa época. Todo cuanto es característico de este estilo, la captación de la vía momentánea, la supremacía de los valores pictóricos sobre los de dibujo, la plasticidad y vivacidad de los distintos planos es esencial en el arte de Lascaux. La cueva contiene también pinturas de Transición al Magdaleniense Inferior, la época final del paleolítico.

Conclusiones

Después de conocer las características de la caverna de Lascaux, y por ende, tener una visión general del arte parietal, resulta interesante preguntarnos por el rol del arte en la sociedad, y como varían las perspectivas de análisis de éste.
Durante siempre, el arte ha sido más que una simple manifestación personal del artista que lo produce, con esto no quiere decir que su visión no influya, sino más bien, construye una nueva manera de interpretar lo que lo rodea y como en él se integra, para dar a luz una creación. No muy alejado de esto estaban los artistas de la Prehistoria, cuando plasmaban diferentes técnicas de creación. Quizá no de manera tan consiente como podría hacerse hoy en día, pero indiscutiblemente aquellos artistas quisieron dejarnos un mensaje.
El arte es uno de los aglutinantes de la cultura y sus manifestaciones visuales son reflejo de la vida social y espiritual.

Los hombres del Paleolítico bien pudieron haber pintado o grabado danzas o rituales, pero por alguna razón prefirieron a los animales; nos queda mucho por conocer acerca del valor simbólico de las figuras, en particular de la coexistencia de figuras realistas con figuras geométricas; ya que todas las obras están lejos de tener una ejecución impecable, y la distancia con ellas cada vez es mayor. Pero las obras de las cavernas logran transmitir emociones a los espectadores de hoy y aluden a interpretaciones realizadas por otras disciplinas de estudio, no siempre como una creación visual “tradicional” aludiendo al Arte, sino más bien, como vinculo que gracias a ellas mantenemos con nuestros antepasados. Sin embargo, nos seguimos planteando cual será el sentido profundo y los motivos que llevaron a estos hombres a efectuar en las paredes esas imágenes; y cuál es el valor de la caverna como templo o lugar de culto, para los artistas, al preferirlas, y para el resto de la colectividad.
Los elementos pictóricos pueden tener una relación con conceptos tan distintos como por ejemplo; la transmisión del saber y experiencia de una generación a  otra (enseñanza), difusión de ideas, información con el fin de inducir o intensificar actitudes y acciones específicas, mantener el orden jerárquico del grupo o simplemente dejar constancia de la existencia del hombre, de sus mitos, leyendas, historia o mundo espiritual.
Detrás del decorado se puede percibir el compromiso de una comunidad con sus artistas durante el proceso de creación. Aun cuando la ejecución se haya efectuado en muchas etapas, supuso una situación económica colectiva y favorable.
Lascaux  al igual que otras cavernas no solo demuestra una actividad ligada a la caza, sino también sugiere un testimonio del nivel cultural elevado de la sociedad que la convirtió en creación, y de una economía que les permitió llevar acabo tales obras.
Pero nos hemos saltado, quizá un elemento más importante que las motivaciones, sino saber si existe un verdadero artista, particular e individual, dotado de talento con un valor excepcional en su grupo, o son varios artesanos en conjunto sin ninguna intención, mas que la de entretención, juegos, o actos rituales. Es evidente que el estatus del artista tuvo que variar entre los grupos y las épocas, ya que sus ejecuciones duraron en algunos casos mas de una generación y fueron modificadas mas de una vez.
Fuera cual fuera el objetivo de cada objeto del arte rupestre, la razón de su existencia implicaba el intento de persuadir a través de los sentimientos o de la razón. Dada la imposibilidad de poder demostrar que el contingente parietal tenga una relación única y clara con la caza, la religión, la reproducción u otro concepto, tenemos que admitir que su explicación no es posible mediante teorías simplistas. Tenemos que aceptar que el arte rupestre, es sobre todo un medio de comunicación, formando parte de un proceso complejo de transmisión y recepción de ideas, de información, de mensajes e imágenes, como fenómeno paralelo al habla y al lenguaje corporal del ser humano.
Hoy en día esta mas que asumido, pero debieron pasar miles de años para poder entender esa relación y así aceptar, que el arte paleolítico es un arte moderno pues entra dentro de los movimientos estéticos de nuestro tiempo, ya que se podría entender casi como una obra abierta a múltiples interpretaciones, sin estancarse en una sola y someterlo a criticas lecturas relativistas.

 FUENTES:

http://www.culture.gouv.fr/culture/arcnat/lascaux/es/

http://www.elprofelopez.wordpress.com

“Educación por el Arte” . Juan Villacorta Paredes.

“El arte rupestre en Europa” Herbert Kühn, Editorial Barza.

 

ARTE RUPESTRE: LAS CUEVAS DE ALTAMIRA

Filed under: ARTE RUPESTRE DEL PERÚ Y DEL MUNDO — elprofelopez @ 2:07 pm
Tags:

CUEVAS DE ALTAMIRA

ANTIGÜEDAD: Entre el 18.000 y el 14.000 a. C.

Historia del descubrimiento de las pinturas de Altamira

La cueva de Altamira es descubierta en el año  1868 por un cazador, llamado Modesto Cubillas. El cazador descubrió la entrada de la cueva al intentar liberar a su perro, que estaba atrapado entre las grietas de unas rocas por perseguir a una pieza.

En aquel momento, la noticia del descubrimiento de una cueva no tuvo la menor transcendencia entre el vecindario de la zona. Es un terreno karst kárstico, caracterizado por poseer ya miles de grutas; así que una más, no supuso ninguna novedad.

Marcelino Sanz de Sautuola, erudito en  paleontología, debió conocer la existencia de la cueva directamente por boca del mismo Cubillas, aparcero en su finca. No obstante, no la visitó hasta el año 1875. La recorrió en su totalidad y reconoció algunos signos abstractos, como rayas negras repetidas, a las que no dio ninguna importancia, por no considerarlas obra humana. Cuatro años después, en el verano de 1879, volvió Sautuola por segunda vez a Altamira. En esta ocasión, acompañado por su hija María, de 9 años. Tenía interés en excavar la entrada de la cueva con el objetivo de encontrar algunos restos de huesos y sílex.

arte-rupestre-altamiraEl descubrimiento lo realizó, en realidad, la niña. Mientras su padre permanecía en la boca de la gruta, ella se adentró hasta llegar a una sala lateral. Allí vio unas pinturas en el techo, y corrió a decírselo a su padre. Sautuola quedó sorprendido al contemplar el grandioso conjunto de pinturas de aquellos extraños animales que cubrían la casi totalidad de la bóveda.

Al año siguiente, 1880, Sautuola publica una breve opúsculo titulado ”Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos”. En él sostenía el origen prehistórico de las pinturas e incluía una reproducción gráfica. Expuso su tesis al catedrático de Geología de la Universidad de Madrid, Juan Vilanova, que las acogió como propias. Pese a todo, la opinión de Sautuola no fue aceptada por los franceses Cartailhac, Mortillet y Harlé, los científicos más expertos en estudios prehistóricos y paleontológicos en Europa.

La novedad del descubrimiento era tan sorprendente que provoca la lógica desconfianza de los estudiosos. Se llega a sugerir que el propio Sautuola debió de pintarlas entre las dos visitas que realizó a la caverna, negando así su origen paleolítico.

Ni la ardiente defensa de Vilanova en el Congreso Internacional de Antropología y Arqueología, celebrado en Lisboa, en 1880, ni el afán de Sautuola  evitaron la descalificación de Altamira.

La oposición se hizo cada vez más generalizada. En España, el 1 de diciembre de 1886, el presidente de la Sociedad Española de Historia Natural dictaminaba diciendo que:

 ”(…)tales pinturas no tiene caracteres del arte de la Edad de Piedra, ni arcaico, ni asirio, ni fenicio, y sólo la expresión que daría un mediano discípulo de la escuela moderna (…)”.

Sautuola y sus pocos seguidores lucharon contra esa sentencia. La muerte de Sautuola y la de Vilanova parecían condenar definitivamente las pinturas de Altamira a ser un fraude moderno.

La aceptación de las pinturas no se produjo hasta 1902.

CARACTERÍSTICASTecho_de_Altamira_%28replica%29-Museo_Arqueol%C3%B3gico_Nacional

En el arte rupestre franco-cantábrico (sur de Francia y Cornisa Cantábrica española) las pinturas son polícromas, no forman escenas sino que son animales independientes y a veces superpuestos. Casi no aparece la figura humana. No se representa movimiento, las figuras son muy realistas y cada cueva muestra cierta especialización en una determinada especie (Altamira bisontes). Las figuras están en lugares apartados y recónditos. Todo indica que las cuevas eran como santuarios dedicados a ritos mágicos para propiciar la caza. Probablemente el brujo era el propio pintor. Ante estos prodigiosos bisontes, llenos de elegancia y de fuerza, fruto de una enorme maestría e imaginación, cabe preguntarse si los hombres del paleolítico eran, como algunos piensan, brutos, toscos y salvajes.

LA TÉCNICA

El artista de Altamira graba primero sobre la pared de la cueva la figura deseada con una piedra afilada. Posteriormente pinta sobre lo grabado, marcando el contorno en negro con carbón vegetal. El relleno va en ocre logrado a partir de óxido de hierro en polvo. Utiliza agua para diluir los pigmentos y los aplica o con la mano o con un tampón de materia vegetal o bien por soplado (aerografía) con un hueso hueco de ave y proyectándolos como si de una cerbatana se tratara. El pintor se ilumina con lámparas de tuétano, que dan una luz intensa y limpia y no ennegrecen las paredes. La humedad natural de la cueva fija y mantiene la frescura de los colores.

Los animales representados son bisontes, renos, mamuts, caballos, ciervos, cabras, etc. Algunos ya están extinguidos de Europa pues eran propios de clima frío. En Altamira concretamente, los bisontes son el animal más numeroso y aparecen de pie, mugiendo, echados, con la cabeza vuelta, etc. Casi todos están concentrados en el espectacular techo de 18 x 9 metros. El artista los pinta muy realistas, con muchos detalles (hocico, ojos, cuernos, pelaje, sexo, pezuñas, rabo, etc.), los conoce muy bien en su anatomía y comportamiento ya que los caza para comérselos. En un alarde de perfeccionismo, el pintor aprovecha los salientes naturales de la roca para pintar encima los bisontes y obtener un realismo absoluto con la sensación de relieve que se produce. Además de los bisontes, Altamira cuenta con caballos, jabalíes, cabras y una monumental cierva de 2,25 mts.

 

FUENTE: INTERNET:

http://www.cossio.net/actividades/pinacoteca/p_01_02/altamira.htm

http://www.educalia.org

http://www.estecha.com/reproducciones-rupestres-cuevas.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Cueva_de_Altamira

http://www.elprofelopez.wordpress.com

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.